¿Otra vez un ritual? ¿Invocar de nuevo a las fuerzas invisibles para que se manifiesten en el mundo visible?, ¿Qué tiene eso que ver con el mundo en que vivimos ahora?. Los jóvenes salen de la universidad y no consiguen empleo. Los viejos llegan a la jubilación sin tener dinero para nada. Los adultos no tienen tiempo de soñar, pasan de las ocho de la mañana a las cinco de la tarde luchando para sostener a la familia, pagar el colegio de los hijos, enfrentando aquello que todos conocemos con el nombre resumido de “dura realidad”.

El mundo nunca estuvo tan dividido como ahora: guerras religiosas, genocidios, falta de respeto por el planeta, crisis económicas, depresión, pobreza. Todos queriendo resultados inmediatos para resolver cuando menos algunos de los problemas del mundo o de su vida personal. Pero las cosas parecen más negras a medida que avanzamos hacia el futuro. (Del libro Rey de mi Reino, de Paulo Coelho).

Y mientras contemplo la realidad que estamos viviendo, yo agregaría también que el mundo está enfrentando dos grandes crisis, una grave pandemia de salud global y una crisis económica y social, sin precedentes.

Guardando ya la novena semana de cuarentena en mi casa, trato de seguir adelante, informándome, observando los acontecimientos globales y como los líderes a nivel mundial están sorteando esta crisis. Y desde luego me hago unas preguntas: ¿Quién soy? ¿Cuál es mi reino?

Ser Rey de mi Reino, implica hacer un análisis profundo de tu propio interior, es conocerte, conversar contigo mismo, es darte cuenta. Este es un proceso de comprensión, que no es intelectual, no es el resultado de argumentar, no es aceptar, rechazar, negar o condenar, esto último impide comprender. Es preguntarte: ¿De qué reino soy el Rey o Líder?, ¿Qué reino es el que domino?

Robert Fisher en su libro “El Caballero de la Armadura Oxidada” decía, que para poder amar a otros primero tenemos que amarnos a nosotros mismos y que para ello hay que saber reconocer y comunicar nuestros propios sentimientos. Describe que, en el proceso de cambio como seres humanos, nos cuesta expresar los sentimientos. De hecho, el reconocimiento, la aceptación y la verbalización de las emociones son una constante en el desarrollo de un programa de coaching, en cuyas sesiones se trabaja sobre las creencias, valores, deseos, sueños y objetivos, procurando siempre alcanzar un buen nivel de auto liderazgo emocional.

Si comprendemos, qué es ser “El Rey de mi reino”, desde el plano del amor al liderazgo, podemos afirmar, que el amor es una cualidad del líder. Tener liderazgo, es tener ausencia de ego, porque el ego busca el poder, y el poder no puede fusionarse con el amor. Ser Rey de mi reino es ser congruente, es caminar tus propias palabras, es crecer para contribuir.

Como decía Ortega y Gasset, que “Para dirigir a los demás, es requisito indispensable imperar sobre usted mismo”; es decir, dominarse a usted mismo, con amor, aceptación, humildad y carácter, lejos del ego, la arrogancia y prepotencia. Esta es la base del liderazgo inspiracional, un estilo de dirección que aprovecha los beneficios del contagio emocional y que se basa en el ejemplo y la capacidad de motivación de un líder.

Observo muchos liderazgos a nivel mundial, de cómo están manejando y tomado decisiones en estos momentos de crisis, principalmente a los de mi país, y percibo que han perdido el rumbo, no hay un propósito definido, en donde prevalece la falta de conciliación, armonía y comunicación, donde los interés de pocos, son más importante que los interés de muchos, donde la imagen y la fotografía en las redes sociales, son más trascendentes que el objetivo y el futuro de las personas, donde se valora más un post y un tuit, que la conexión con las necesidades y emociones de la población. Un escenario en donde el ego, la arrogancia y el poder están a flor de piel.

¿De que reino eres el Rey?, ¿Qué reino es el que dominas? Si no puedes manejarte como persona, como puedes manejar el reino. Que grandes oportunidades estamos perdiendo, de dejar un legado a las futuras generaciones; porque hoy podrían estar naciendo futuros Reyes de este reino.

3 Comentarios

  1. Juan Antonio Pleitez

    Un contenido muy apropiado para este tiempo difícil que vivimos, hay que seguir compartiendo más post así.

    Felicidades

    Responder
  2. Ruben Lopez

    Gracias Miguel, agradecemos tu visita, te invitamos a seguir con nosotros. Es un gusto saludarte.

    Responder

Dejar una respuesta a Juan Antonio Pleitez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat